Descripción General

Los siguientes casos abarcan más de 35 años y muestran la amplitud, el tono y el conjunto de habilidades necesarios para lograr un resultado exitoso para nuestros clientes. Creemos que ofrecemos una experiencia de representación que muy pocas firmas de abogados pueden ofrecer: una pequeña firma con trayectoria de élite en litigios, en ambos lados del pasillo

 
 

Mohan vs. Dell -  Victoria de acción colectiva por 289 millones de dólares

Photo by relif/iStock / Getty Images
Photo by relif/iStock / Getty Images

Una importante victoria para los consumidores de California con un veredicto de 289 millones de dólares hizo que el caso Mohan v. Dell fuera uno de los casos más grandes de ley de protección al consumidor en muchos años. Nuestros clientes eran una clase de individuos que habían adquirido contratos de servicio de parte de Defendants Dell Inc. y otros. La demanda alegaba prácticas comerciales injustas y engañosas basadas en que los demandados cobraban incorrectamente el impuesto a las ventas del estado de California, por los contratos de servicios opcionales que se vendían con computadoras. Después de un juicio sin jurado, el tribunal concluyó que los contratos de servicio no estaban sujetos al impuesto a las ventas del estado de California. Los demandados presentaron una orden judicial desafiando este fallo. Esta orden judicial finalmente fue desestimada por el Tribunal de Apelaciones, que estuvo de acuerdo con la conclusión del Tribunal Superior de que los contratos de servicios no estaban sujetos a impuestos.

 

 

Buster v. Mechanics Bank

November 08, 2017 11:47 ET | Source: The Louderback Law Group

San Francisco, California, 8 de noviembre de 2017 (Globe Newswire) - El Louderback Law Group, dirigido por su fundador Charles M. Louderback, recientemente aseguró una gran victoria de juicio en nombre del demandante Steven Buster en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California. El Señor Buster, previo Director Ejecutivo/ Presidente de Mechanics Bank, presentó varias causas de acción en virtud de la Ley de Seguridad de Ingresos de Jubilación para Empleados ("ERISA" por sus siglas en inglés) contra su antiguo empleador después de la denegación de sus beneficios del plan de jubilación ejecutiva suplementaria ("SERP" por sus siglas en inglés) por el Comité de Compensación del Consejo de Administración del Banco. El caso planteó cuestiones importantes con respecto a los límites del empleador pretendiendo eximir a un empleado tratando de retirar sus bien obtenidos beneficios de retiro de estos mismos, a pesar del contrario entendimiento de las partes.

 

Hopkins v. Dow Corning Corp

 Photo / Getty Images

Photo / Getty Images

(Juicio por jurado; Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Norte de California)

Nuestra firma obtuvo un récord de 7.3 millones de dólares en el registro de un veredicto en un caso de fraude / responsabilidad civil del fabricante, en el que nuestro cliente resultó gravemente lesionado como resultado de un dispositivo médico defectuoso. Esta dramática victoria generó una gran publicidad y atención nacional. En ese momento, el veredicto de $ 7.3 millones de dólares que obtuvimos con éxito en nombre de nuestro cliente fue el premio más grande para un caso de este tipo en la historia de los Estados Unidos.


 

The Importance of Trial Experience


Resultados superiores y victorias (continuado)

Erikson vs. Los Altos Golf & Country Club

(Juicio por jurado, Tribunal Superior del condado de Santa Clara)

Obtuvimos un veredicto de defensa después de un juicio por jurado de dos semanas en el Condado de Santa Clara en el que la demandante alegó discriminación de género contra Los Altos Golf and Country Club ("LAGCC"). Este caso generó una gran cantidad de publicidad y atención con los medios en Silicon Valley y en todo el Área de la Bahía ya que involucraba los derechos de la Primera Enmienda de los clubes privados versus los derechos de los individuos a no ser discriminados. La demandante alegó que fue ilegalmente discriminada al ser excluida del Men's Grill en LAGCC en violación de la Ley Unruh. Defendimos al LAGCC presentando una amplia evidencia y testimonios de testigos sobre las prácticas del club para establecer que el LAGCC era una entidad privada, no un establecimiento comercial. También presentamos evidencia de que había áreas del LAGCC expresamente reservadas para mujeres y que el LAGCC, como club privado, tenía el derecho de ejercer sus derechos de libertad de asociación de la Primera Enmienda. Además, un interrogatorio efectivo a la demandante reveló múltiples inconsistencias en su testimonio. El veredicto del jurado fue de 10 a 2 a favor del LAGCC. Siendo 10 las mujeres en el jurado, 9 de ellas votaron a favor de nuestro cliente.

Secreto Comercial/Competencia desleal

Secreto Comercial #1: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de San Francisco

Los demandantes alegaron violaciones de la Ley Uniforme de Secretos Comerciales  de California ("CUTSA" por sus siglas en inglés) y reclamaron daños por 6 millones de dólares más daños punitivos. Los demandantes también solicitaron desagravio judicial para detener la operación de los negocios de los demandados, lo que habría destruido efectivamente su capacidad para competir en el mercado. Nuestros clientes eran empleados que habían dejado a su antiguo empleador para empezar una entidad competidora en el campo creciente de la investigación de mercado. Fuimos llevados al caso diez días antes de la fecha original del juicio como abogados litigantes. Después de que el tribunal continuó el caso durante aproximadamente un mes, nuestro equipo de litigación desarrolló una estrategia de defensa sólida que se centraba en cuestionar la capacidad de protección de los presuntos secretos comerciales así como la validez de las designaciones de los secretos comerciales dentro del acuerdo de confidencialidad del demandante. En la víspera del juicio, obtuvimos un acuerdo sobresaliente para nuestros clientes. El modesto monto del acuerdo estaba considerablemente por debajo de la exposición potencial de nuestros clientes y no les impediría financieramente seguir expandiendo su naciente negocio.

Secreto Comercial #2: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de San Mateo

Nuestros clientes eran empresarios que dejaron a su anterior empleador y formaron una compañía consultora de tecnología competidora. El empleador demandó por apropiación indebida de secretos comerciales en virtud de la Ley Uniforme de Secretos Comerciales de California ("CUTSA") por sus siglas en inglés) alegando que los empleados que partieron se habían marchado con información protegida de la lista de clientes. El demandante solicitó una orden temporal de restricción (“TRO” por sus siglas en inglés) que hubiera puesto fuera del negocio a la nueva compañía de nuestro cliente si hubiera sido otorgada. Al demostrar ante el tribunal que el demandante no había presentado pruebas suficientes, logramos derrotar exitosamente la solicitud de restricción, lo que permitió a los acusados continuar con la operación de su nueva empresa sin perturbaciones. También desafiamos con éxito la suficiencia de la designación de los secretos comerciales del demandante que de conformidad con el Código de Procedimiento Civil de California, sección 2019.210, impidió que el demandante comenzara la obtención de pruebas. Con este impulso, pudimos aprovechar un acuerdo altamente favorable en la mediación que permitió a nuestros clientes competir libremente en el mercado sin ninguna restricción.

Secreto comercial #3: Acuerdo confidencial; Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Norte de California

Nuestro cliente era un antiguo socio de una firma de corretaje de seguros que se fue para unirse a una compañía competidora. El contrato de trabajo de nuestro cliente, redactado por una firma en Nueva York, especificaba que no podía competir en un radio de 100 millas durante 12 meses después de renunciar a su empleador. Después de perseguir agresivamente la exhibición de pruebas de las alegaciones del demandante a través de múltiples declaraciones, pudimos derrotar la solicitud del demandante para una orden de restricción. Durante el curso del litigio, nos comunicamos con los clientes de nuestro defendido quienes inequívocamente declararon que dejaron de hacer negocios con el demandante y comenzaron a negociar con nuestro defendido basados en las habilidades, experiencia y servicio de éste. Involucrar a los clientes para testificar en nombre de nuestros defendidos es una estrategia de litigación que hemos utilizado repetidamente para vencer las alegaciones de robo de secretos comerciales. En este caso, los demandantes desestimaron a nuestro cliente justo antes del juicio por falta de pruebas. Esta desestimación fue negociada por una exención de costos y nuestro cliente no pagó nada.

Secreto Comercial #4: Acuerdo confidencial; Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Norte de California

Nuestros clientes eran una agencia de empleo y dos ex empleados que estaban siendo demandados por violaciones de robo de secretos comerciales bajo la Ley Uniforme de Secretos Comerciales de California ("CUTSA"). Los clientes individuales eran empleados a largo plazo que fueron acusados e robar listas de clientes y precios antes de formar una empresa competidora. Estábamos defendiendo a la agencia de empleo y a los demandados individuales en dos demandas presentadas simultáneamente en el Tribunal Superior de Sacramento. En el primer caso, Estábamos defendiendo a la agencia de empleo y a un empleado. En el segundo caso, tanto la empleada como su esposo fueron demandados porque el esposo presuntamente ayudó a la esposa a apropiarse indebidamente de secretos comerciales. En ambos casos, atacamos que el lenguaje de no competencia en su contrato de trabajo era una violación de la Sección 16600 del Código de Negocios y Profesiones porque impedía a nuestros clientes competir y abordar nuevos negocios. En el primer caso, derrotamos la solicitud de restricción temporal del demandante al convencer al tribunal de que un elemento esencial de una orden de restricción temporal, la probabilidad de prevalecer en el juicio, estaba ausente de la evidencia. Después de establecer la debilidad del caso del demandante en la primera acción mediante declaraciones agresivas y obtención de pruebas, forzamos al demandante a desestimar el caso sin una exención de costos poco antes del juicio. Luego utilizamos nuestro derecho a cobrar costos a favor de nuestro cliente para aprovechar un acuerdo mínimo en la segunda acción en beneficio de nuestros clientes corporativos e individuales.

Secreto Comercial #5: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de Alameda

Nuestros clientes eran una corporación en la industria de mercadeo y ventas y un empleado quien trabajaba en la sede principal del demandante en Oakland. La defensa del caso se hizo considerablemente más difícil porque nuestro cliente sufrió de aflicción emocional extrema al ser demandado por su ex empleador por violaciones a la Ley Uniforme de Secretos Comerciales de California ("CUTSA"). El demandante intentó impedir a nuestro cliente de trabajar en su nuevo empleo al solicitar una orden de restricción temporal. Derrotamos dicha solicitud al convencer al tribunal de lo siguiente: 1. El demandante no sufriría un daño irreparable, incluso si el tribunal asumiera que todas las acusaciones eran ciertas; 2. La orden judicial del demandante evitaría que nuestra cliente ejerciera su derecho a competir contra su ex empleador; y 3. La orden judicial violaría la Sección 16600 del Código de Negocios y Profesiones. Después de derrotar la orden de restricción, pudimos convencer al demandante de desestimar la acción.

Litigio Laboral

Alcala vs. Courtesy Chevrolet Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Santa Clara

Obtuvimos un veredicto de defensa del jurado después de un juicio de dos semanas sobre los reclamos del demandante de representación fraudulenta, incumplimiento de contrato y despido injustificado. El demandante alegó que fue despedido injustamente de su puesto como gerente general de ventas después de muchos años de desempeño ejemplar. El demandante afirmó que la administración de Courtesy Chevrolet hizo falsas promesas sobre su permanencia en el concesionario de automóviles y lo vetó en la industria. Argumentamos que el mal desempeño del demandante fue la razón de su despido y refutamos repetidamente sus alegaciones de daños por aflicción emocional y pérdida salarial futura mediante el uso de denuncias verificadas que él había presentado en otros condados. Después de una moción exitosa para no presentar una demanda por daños punitivos, recibimos un veredicto unánime del jurado a favor de nuestro cliente.

Greenstein v. Peregrine Systems, Inc. Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de San Diego

Obtuvimos un veredicto de defensa después de un juicio por jurado de ocho días en el que el demandante alegó haber sido sujeto a discriminación religiosa por parte del Director Ejecutivo de Peregrine. El demandante solicitó daños compensatorios y punitivos. El demandante presentó el testimonio de múltiples testigos que habían escuchado comentarios discriminatorios. Defendemos el caso al negar los comentarios. También argumentamos en la alternativa de que, incluso si los comentarios habían sido hechos, el jurado debería distinguir entre palabras y acciones ya que las palabras solas no equivalen a una acción laboral adversa. Argumentamos que todas las acciones dirigidas hacia el demandante por parte de la gerencia fueron igualitarias y equitativas. En particular, establecimos a través del propio testimonio del demandante, que no pudo citar un solo caso en el que fue discriminado en sus deberes laborales, compensación o revisiones de desempeño. Además, enfatizamos en la incapacidad del demandante para cumplir sus objetivos de ventas a pesar de tener numerosas oportunidades para lograrlos. Finalmente, el jurado favoreció al acusado y concluyó que no había discriminación en el lugar de trabajo.

Ernst v. Sonnen Motors Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Marin

Obtuvimos un veredicto de defensa sobre un reclamo de discriminación por edad. El demandante tenía 59 años de edad al momento de su despido de Sonnen Motors. Sostuvo que fue objeto de acciones y comentarios discriminatorios debido a su edad. Defendimos vigorosamente el caso trayendo clientes que se habían quejado sobre la disposición hosca del demandante. Además, obtuvimos testimonios de quejas de los compañeros de trabajo sobre las dificultades que encontraron al trabajar con el demandante. El jurado emitió un veredicto de defensa sobre el reclamo de discriminación por edad. El jurado favoreció al demandante sobre la causa de acción por despido injustificado por un monto de 17,000 dólares. Sin embargo, esta cantidad estaba por debajo de nuestra oferta del Código de Procedimiento Civil de California, sección 998, que permitió al acusado recuperar sus costos y anuló efectivamente la adjudicación por despido injustificado.

Johnson vs Employee Benefits Insurance. Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de San Diego

En el condado de Sacramento, recibimos un veredicto de defensa para nuestro cliente en el que los demandantes alegaban discriminación por edad y acoso. La solicitud de los demandantes de más de un millón de dólares en daños compensatorios junto con daños punitivos habría resultado en la ruina financiera de nuestro cliente. En cambio, el jurado no otorgó nada a los demandantes en este veredicto de defensa.

Litigio Laboral #1: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior de San Francisco

Defendimos una importante universidad de San Francisco en una acción presentada por el Fiscal General de California. Ambas partes llevaron a cabo una amplia exhibición de pruebas sobre las cuestiones de la supuesta discriminación. Un hombre afirmó que no fue contratado por su género después de que la universidad contrató a una mujer para el puesto de trabajo. Presentamos una moción para un juicio sumario. Después de que la corte tomó la moción bajo presentación, pudimos llegar a un acuerdo por una modesta suma.

Litigio Laboral #2: Acuerdo confidencial, Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Norte de California

El demandante, un empleado varón, alegó que fue despedido y acosado sexualmente por una mujer, directora de Recursos Humanos de nuestro cliente. Preparamos una moción para un juicio sumario que expuso una cantidad sustancial de evidencia con respecto al pobre desempeño laboral del demandante para establecer razones suficientes para despedir al demandante. El tribunal aceptó nuestra moción de juicio sumario en su totalidad, excepto por el reclamo de acoso sexual. Con este apalancamiento, pudimos lograr un acuerdo altamente favorable resultando en tan solo una fracción de la demanda original del reclamante.

Litigio Laboral #3: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de Alameda

Representamos al empleador demandado en una acción de despido injusta. El demandante había alegado que su despido fue una represalia en respuesta a sus denuncias de violaciones ambientales. En vista de una demanda de liquidación por 1.5 millones de dólares, hicimos una moción para un juicio sumario. En la moción, argumentamos que el despido se basó en la insubordinación del empleado y que no existía un nexo entre las violaciones ambientales y el despido del empleado. El juzgado de primera instancia otorgó nuestra moción para un juicio sumario. Aunque el Tribunal de Apelaciones revocó el fallo del tribunal de primera instancia, pudimos usar el apalancamiento del juicio sumario para negociar un acuerdo favorable para nuestro cliente.

Bush vs. Trendwest Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Los Angeles

Representamos al empleador y al supervisor acusados n una acción presentada en un lugar denominado "el Banco" por miembros de la comunidad legal local porque históricamente ha sido amigable con los demandantes. El demandante dio testimonio gráfico de que fue agredido físicamente por su supervisor de manera sexual. Aproximadamente 60 días después de esta queja de acoso sexual, el empleador dio por terminado el cargo del demandante por motivos de rendimiento. El demandante presentó una demanda de liquidación de siete cifras la cual se describió como no negociable. Después de una extensa exhibición de pruebas, presentamos una moción de juicio sumario en nombre del empleador y el supervisor. El tribunal otorgó la moción en su totalidad al empleador exceptuando solo las causas de acción por agresión sexual contra el supervisor. Durante la pendencia, también presentamos una moción para obtener una indemnización para los honorarios de abogados por la acción contra el empleador. El tribunal aceptó nuestra moción y otorgó 90,000 dólares en honorarios de abogados. Luego usamos este apalancamiento para negociar un monto de liquidación mínimo para desvincular al acusado individual del caso. El demandante apeló el otorgamiento de los honorarios de los abogados y el Tribunal de Apelaciones confirmó el fallo a favor de nuestro cliente para la indemnización de los honorarios de los abogados.

Boswell vs. WDS Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Sacramento

Nuestro cliente era un gerente de alto nivel de una empresa que suministra servicios expendedores para una empresa nacional de mercancías. El demandante demandó a nuestro cliente y a su empleador por discriminación por edad y acoso. El demandante afirmó que nuestro cliente amenazó con despedir empleados con más de 50 años de edad. El juicio por jurado duró aproximadamente un mes. Nuestro cliente fue el primer testigo convocado por la demandante en sus planteamientos. Estuvo en el estrado de testigos durante tres días. Defendemos el caso demostrando al jurado que: 1. Nuestro cliente trataba a todos los empleados por igual; 2. Promovió a varios empleados mayores de 50 años a puestos clave; y 3. Algunos empleados de más de 70 años sintieron que nuestro cliente era un excelente supervisor y no fueron discriminados de ninguna manera. También contra interrogamos al demandante en detalle para ilustrarle al jurado que sus alegatos de discriminación, acoso y presuntos daños carecían de fundamento. El demandante ofreció $ 400,000 bajo el Código de Procedimiento Civil de California, sección 998 para acordar el caso. Rechazamos la oferta de acuerdo y obtuvimos un veredicto de defensa en nombre de nuestro cliente con una adjudicación de los costos del litigio.

Spaulding vs. Commercial Industrial Insurance Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Santa Clara

En este caso, dos empleados demandaron a nuestro cliente empleador alegando que sus puestos como examinadores de recolecciones médicas no eran puestos exentos y que deberían haber recibido un pago por horas extras durante un período de tres años. Este proceso involucró la presentación de documentación voluminosa y múltiples testigos tanto para los demandantes como para nuestro cliente. Presentamos evidencia que los demandantes tenían discreción y libertad suficientes en la toma de decisiones esenciales en sus puestos como examinadores de recolecciones médicas. También utilizamos la declaración testimonial obtenida de los demandantes para demostrar que sus reclamos de horas extras carecían de mérito y eran excesivos. El jurado emitió un veredicto que fue significativamente menor a nuestra oferta conciliatoria antes del juicio.

Litigio Comercial

KS&A vs. Xebec Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Santa Clara

En este proceso de un mes, demostramos que nuestros clientes, KS & A, una empresa de mercadeo de Silicon Valley y sus dos propietarios individuales, Jack Koch y Shely Saidman, tuvieron que cerrar por la falta de pago por parte del demandado en un contrato oral. Nuestros clientes eran contratistas independientes que habían trabajado para el demandado por más de un año y no se les pagó el contrato de 135,000 dólares. Argumentamos en el juicio que la conducta fraudulenta del acusado se estableció a partir de que los representantes corporativos nunca tuvieron la intención de pagar el monto total en el momento en que se negoció inicialmente el acuerdo verbal. Los demandantes ofrecieron testimonio del vicepresidente de Xebec argumentando que Xebec nunca habría celebrado un contrato oral por 135,000 dólares sin algún tipo de formalización por escrito. Logramos impugnar exitosamente al Vicepresidente de Xebec y a otros testigos ofrecidos por el acusado. Utilizamos un perito para establecer la causa de los daños económicos del demandante. El veredicto del jurado fue de 10 a 2 a favor de nuestros clientes. El masivo veredicto combinado de 2,64 millones dólares incluyó una concesión de daños punitivos. La indemnización compensatoria de 135,000 dólares en comparación con la indemnización por daños punitivos de 2.5 millones dólares fue la proporción más alta de daños compensatorios a daños punitivos jamás registrados en California en ese momento.

Elie vs. Smith Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de San Mateo

En este caso, fuimos contratados para defender a un cliente que estaba siendo demandado por 25 millones de dólares. Esta fue una disputa de asociación entre el demandante y nuestro cliente. El demandante alegó que él y nuestro cliente habían celebrado un acuerdo verbal en el que el demandante adelantó 25 millones de dólares para salvar a una compañía de banca hipotecaria llamada Allied Banking. Nuestro cliente negó haber llegado a un acuerdo verbal y sostuvo que el demandante le robó 10 millones de dólares. Durante el transcurso de este juicio de un mes de duración, hubo numerosos testigos legos y testigos peritos en las áreas de contabilidad, banca hipotecaria y análisis económico. El demandante presentó evidencia de que nuestro cliente había firmado un bono subordinado de pagaré después del presunto acuerdo verbal que respaldó el reclamo del demandante de que nuestro cliente había aceptado ser responsable por la mitad del avance de 25 millones de dólares. El jurado otorgó al demandante la porción del préstamo de nuestro cliente, pero también le otorgó a nuestro cliente 9.4 millones de dólares en su contrademanda.

Campbell vs. Farmers Insurance Exchange Juicio con jurado; Tribunal Superior del Condado de Santa Clara

Obtuvimos un veredicto de defensa en nombre de nuestro cliente después de un juicio por jurado de siete días. La demandante, una mujer afroamericana, afirmó que fue víctima de discriminación racial y se le negaron injustamente beneficios del seguro. La demandante solicitó daños sustanciales en forma de aflicción emocional, beneficios de seguro perdidos y daños punitivos por la negación de beneficios y discriminación racial. Defendimos a nuestro cliente al afirmar que no había evidencia de discriminación racial y que la demandante había falsificado evidencia con respecto a su reclamo de seguro. También presentamos pruebas en el juicio, a través de registros telefónicos, de que las discusiones que supuestamente tuvo con los agentes de Farmers no podían haber ocurrido como ella había afirmado. El jurado emitió un veredicto unánime a favor de nuestro cliente.

Litigio Comercial #1 Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de Alameda

Nuestro cliente fue socio de una prestigiosa firma de arquitectos cuyo negocio se centró principalmente en edificios de gran altura en el Área de la Bahía de San Francisco y en todo el estado de California. Nuestro cliente firmó un acuerdo de empresa conjunta de alto riesgo con su empleador para el diseño de revestimientos especializados para edificios de gran altura. Surgió una disputa sobre los términos del contrato escrito que establece la empresa conjunta con respecto a la compensación de nuestro cliente y el apoyo financiero que la empresa había acordado proporcionar en apoyo del proyecto. Nuestra firma presentó una demanda por incumplimiento de contrato y fraude en el Tribunal Superior de Alameda. En el día fijado para el juicio, los demandados acordaron pagar a nuestro cliente un acuerdo de 1.1 millones de dólares. Esta cantidad fue más de diez veces la cantidad ofrecida por los acusados antes del juicio.

Litigio Comercial #2:

Nuestra firma fue contratada para defender una galería de arte nacional con sede en Boston, Massachusetts. El demandante había comprado una pintura original de 1903 de Pablo Picasso durante su "Período Azul". El demandante alegó que nuestro cliente había cometido fraude en la medida en que el marco se encontraba estropeado, lo que comprometió la calidad de la pintura original. Además, se alegó que el precio de venta era excesivo basado en supuestas tergiversaciones por parte de nuestro cliente sobre el valor de la pintura. Fuimos contratados por nuestro cliente justo a unos meses antes del juicio debido a la insatisfacción de nuestro cliente con la representación de nuestros abogados predecesores. Defendimos agresivamente contra las acusaciones tomando la declaración del demandante y estableciendo el valor de la pintura de Picasso. Específicamente, nuestro interrogatorio de declaración sonsacó testimonio de que el demandante: 1. Compró la pintura al precio que pagó debido a la notoriedad de poseer un Picasso original; 2. Regularmente tenía fiestas en las que orgullosamente mostraba la pintura a familiares y amigos; 3. Se sentía atraído por el color, el tamaño y el tema de la pintura cuando decidió realizar la compra; y 4. Su afirmación de que el precio de venta era excesivo provenía en gran medida de fuentes que eran cuestionables en la industria del arte. Semanas antes del juicio, el demandante intentó llegar a un acuerdo por una suma nominal. Rechazamos dicho acuerdo. En lugar de ir a juicio, el demandante desestimó el caso. Nos negamos a renunciar a los costos y el demandante finalmente pagó los costos de litigación a nuestro cliente.

Movilidad de Empleados

Movilidad de empleados #1: Acuerdo confidencial; Tribunal Superior del Condado de San Francisco

Nuestro cliente era Director de Comercialización de una corporación de vestimenta minorista en Nueva York, que fue contratado a través de una empresa de reclutamiento ejecutivo para un puesto de alto nivel en una empresa de ropa femenina reconocida a nivel nacional en California. Poco después de que nuestro cliente dejara su empleador en Nueva York para perseguir el trabajo de sus sueños en California, fue despedido por el nuevo empleador debido a un acuerdo de no competencia que había firmado previamente. La empresa de reclutamiento ejecutiva no había informado a la empresa de indumentaria de California que nuestro cliente había firmado una cláusula de no competencia con su antiguo empleador. Argumentamos que dicha cláusula no era exigible en California y, alternativamente, que no era aplicable porque las compañías no competían en el mismo sector. Además, demandamos a la empresa de reclutamiento ejecutiva por negligencia al no revelar la cláusula de no competencia durante el proceso de contratación. Después de obtener declaración por parte del Director Ejecutivo del empleador de California y declaraciones múltiples de los representantes de la firma de reclutamiento ejecutiva, reunimos la información necesaria para presentar un caso convincente. Durante la mediación, pudimos llegar a un acuerdo de 2.3 millones de dólares en nombre de nuestro cliente.

Movilidad de empleados #2: Acuerdo confidencial; Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Norte de California

Nuestro cliente era un antiguo socio de una firma de corretaje de seguros que se fue para unirse a una compañía competidora. El contrato de trabajo de nuestro cliente, redactado por una firma en Nueva York, especificaba que no podía competir en un radio de 100 millas durante 12 meses después de renunciar a su empleador. Después de perseguir agresivamente la exhibición de pruebas de las alegaciones del demandante a través de múltiples declaraciones, pudimos derrotar la solicitud del demandante para una orden de restricción. Durante el curso del litigio, nos comunicamos con los clientes de nuestro defendido quienes inequívocamente declararon que dejaron de hacer negocios con el demandante y comenzaron a negociar con nuestro defendido basados en las habilidades, experiencia y servicio de éste. Involucrar a los clientes para testificar en nombre de nuestros defendidos es una estrategia de litigación que hemos utilizado repetidamente para vencer las alegaciones de robo de secretos comerciales. En este caso, los demandantes desestimaron a nuestro cliente justo antes del juicio por falta de pruebas. Esta desestimación fue negociada por una exención de costos y nuestro cliente no pagó nada.